Traumatismo

La alta incidencia de disfunciones visuales

en el cerebro
dañado por un traumatismo, es una razón competente

para la evaluación y tratamiento optométrico

¿Has sufrido algún traumatismo?

Hablamos de traumatismo en el cuero cabelludo, el craneo o el cerebro, a una lesión que puede ser un pequeño abultamiento en el craneo o una lesión cerebral grave, etc. Un traumatismo craneal abierto o penetrante significa que usted fue golpeado con un objeto que rompió el craneo e ingresó al cerebro.

Los traumatismos craneoencefálicos se pueden producir por causas externas accidentes de tráfico, latigazo cervical, agresiones, ciertos deportes, etc. o por causas internas ictus, accidentes cerebrovasculares, tumores, etc.

Después de sufrir un traumatismo craneoencefálico muchas de las funciones vitales básicas se pueden ver alteradas como caminar, hablar, etc. Cuando las habilidades motoras fallan se ve rápidamente. Otra cosa distinta es cuando una habilidad sensorial se altera como es la visión.

Los daños a nivel visual pueden ser:

– Daño Periférico-central.
– Falta de integración periférico-central.
– Perdida de campo visual.
– Problemas oculomotores.
– Ambliopía.
– Estrabismo.
– Supresión-diplopia.
– Problemas acomodativos.

Signos visuales

Estos son algunos de los signos que podrían padecer después de sufrir un traumatismo:

 

– Mareos.
– Inestabilidad.
– Migrañas.
– Visión doble.
– Visión borrosa.
– Sensibilidad a la luz.
– Perdida de contraste en los colores.
– Perdida del campo visual.
– Dificultad de concentración.
– Problemas de lectura.
– Juicio espacial/percepción de profundidad reducidos.
– Dolores de cuello al realizar postura de cabeza anómalas para poder ver bien.