Lentes y prismas

Lentes

Las lentes que usamos como tratamiento pueden ser lentes compensadoras de errores refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

Depende de la distancia o las distancias que queramos potenciar usaremos lentes monofocales (una sola distancia), lentes bifocales (dos distancias) y lentes progresivas (permiten el enfoque a todas las distancias).

También podemos usar las lentes pero no con una función correctora del efecto refractivo, sino para modificar la acomodación, el “esfuerzo” que tiene que hacer el sistema para mantener la imagen única, apreciación del tamaño de los objetos, la localización espacial, la apreciación de nuestro entorno. Suelen ser lentes de baja potencia.

Prismas

Los prismas compensatorios se usan cuando la persona tiene problemas para alinear los ojos (estrabismo) produciendo este dolor de cabeza, visión doble (diplopía), para compensar la desviación del ojo estrábico.

Los prismas posturales se utilizan para modificar la percepción del espacio llevando a la persona a cambiar su postura visual, corporal y a realizar cambios en su comportamiento en general.

Prismas gemelos podemos considerarlos como prismas posturales pero reciben un nombre diferente, porque se prescriben en potencia y base igual en ambos ojos. Se utilizan tanto para tratar los problemas de la visión binocular, problemas acomodativos, lesiones cerebrales y traumatismo craneoencefálico, ayudando a estabilizar el sistema visual, modificar la postura de cabeza, corporal y la marcha.