Aprende a ver. Ver bien para aprender

Aprende a ver. Ver bien para aprender

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Según los expertos alrededor de un 74% de los niños con problemas de aprendizaje tienen desordenes visuales ya que el 80% de la información que recibimos entra por los ojos, por ello, los problemas visuales pueden ser unas de las principales causas que un niño puede tener a la hora de escribir o leer. Podemos encontrar estudios donde se indica que aproximadamente 1 de cada 4 niños son mal diagnosticados o no diagnosticados. Estos problemas llevan a menudo a fracaso escolar, frustración, aislamiento, enfado o baja autoestima. Afectando al rendimiento escolar, deportivo y a su vida.

La atención del niño en la escuela y su capacidad para responder a las demandas escolares dependen en gran medida de la visión. Su aprendizaje escolar se basa fundamentalmente en el uso del sentido de la vista.

No solo la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo pueden afectar el rendimiento escolar si no han sido correctamente diagnosticados y corregidos. Existen otros aspectos de la visión que afectan las habilidades que necesitan los niños en la escuela.

 

Algunos de ellos:

– Problemas de enfoque. No permiten al niño cambiar rápidamente el foco de la pizarra al libro o viceversa.

– Dificultad para usar ambos ojos al mismo tiempo. Esto obliga a realizar un excesivo esfuerzo y obstaculiza el proceso de información visual.

– Dificultad para controlar los movimientos de los ojos. Problema que se manifiesta en pérdidas de lugar durante la lectura, comprensión pobre o necesidad de usar el dedo para leer.

 

Estos problemas para procesar la información visual, representan grandes obstáculos en la escuela para los niños que los sufren. El niño que no ha desarrollado adecuadamente estas habilidades suele tener problemas en la lectura, escritura, matemáticas, a la hora de razonar y pensar, en los deportes o incluso en las relaciones sociales con otros niños. Algunos niños con problemas visuales asociados a problemas de aprendizaje se pueden beneficiar del uso de lentes para cerca o de programas de terapia visual.

 

 

 

La visión en los seres humanos es un proceso complejo. Una buena visión no se mide solamente por la agudeza visual, sino que intervienen muchos otros factores, que convierten la visión en una destreza aprendida durante el desarrollo del niño y que lo capacita para obtener información, identificarla, interpretarla y comprenderla. Es un proceso que integra la información sensorial y motora generada por el cerebro y el cuerpo, dando significado y dirigiendo los movimientos del cuerpo.

Los padres de familia deben concienciarse de que no es suficiente (aunque necesario) que sus niños tengan los ojos estructuralmente sanos, sino que deben estar seguros de que su sistema visual funciona con el rendimiento adecuado.

En otras palabras, no es suficiente que el niño vea las letras más pequeñas a una gran distancia, sino que sea capaz de interpretar lo que ve y comprender el significado de lo que observa.

En el proceso de la visión intervienen procesos motores, ópticos y sensoriales que deben desarrollarse de forma coordinada y precisa. En condiciones normales, el proceso de la visión de un objeto depende de su localización en el espacio en relación con el entorno y con nuestro cuerpo.

La función visual, es pues, un proceso que se aprende y por ello, puede reeducarse por medio de terapias visuales optométricas.

 

Habilidades visuales esenciales para el aprendizaje

– Agudeza visual

– Control de movimientos oculares

– Habilidad de enfoque

– Coordinación ocular

– Coordinación ojo-mano

– Conceptos direccionales

– Percepción visual de formas

– Memoria visual

– Visualización

 

Test de signos y síntomas

– Su hijo se aproxima mucho para leer o escribir                        

– Su hijo se froto los ojos con frecuencia                                        

– Mueve la cabeza con se encuentra leyendo o escribiendo      

– Tiene visión doble o borrosa al leer                                                                      

– Su hijo refiere dolores de cabeza al terminar el dia                  

– Invierte letras o palabras                                                                

– Confunde letras                                                                  

– Su hijo cuando lee acompaña la lectura con el dedo

– Vocaliza cuando lee en voz baja

– Mantiene cortos periodos de atención

– Cuando lee se salta letras o palabras, renglones

– Comprensión de lectura baja

– Necesita su hijo una cantidad excesiva de tiempo para realizar las tarea

– Se opone a leer o ecribir

– Coordinación en general mala

 

Para poder saber si su hijo tiene este tipo de problemas dejamos un test rápido de síntomas y signos donde si ha contestado entre 3 ó 5 preguntas afirmativas, debería considerar que la visión de su hijo no está favoreciendo a su aprendizaje, por lo que le aconsejamos una evaluación de procesamiento visual. En Augevisión somos especialistas en eso, no dude en consultarnos.